Cuidados Para Perros Esterilizados

Finalmente decidiste esterilizar a tu hija, ¡bien! Ya sabe que esto tiene muchos beneficios para su calidad de vida, pero ahora es estresante. ¿Cómo va tu recuperación? La esterilización es una intervención de rutina con un riesgo mínimo, por lo que no debe preocuparse. Tu papel es vital para tu mascota a la hora de su periodo de recuperación tras la cirugía, ya que necesitará unos cuidados específicos para que su rutina diaria pueda volver a la normalidad en unos días.No es un tratamiento sencillo, pero también es un proceso psicológico como físico para el animal, por lo que es muy importante brindarle todo el amor y la atención. Lo guiaremos a través de 5 pasos de cuidado esenciales para que el proceso sea lo más sencillo posible. Es importante mantener la herida limpia para evitar infecciones. Después de la cirugía, siempre se recomienda tratar el área suavemente, de adentro hacia afuera, varias veces al día.

Para ello utiliza una solución antiséptica en forma de spray y aplícala directamente con una gasa.

📋 Aquí podrás encontrar✍
  1. Pide cita en tu clínica más cercana:
  2. ¿Cuándo se debe esterilizar a un perro macho o hembra?
    1. Otros cuidados para perros esterilizados

Pide cita en tu clínica más cercana:

¿Cuándo se debe esterilizar a un perro macho o hembra?

El término esterilizar perros ha llegado hace mucho manera, de acuerdo con la investigación científica sobre la salud del perro.

Se creía que una vez que la mascota alcanzaba la edad adulta, era prudente castrarla o esterilizarla.

Muchos incluso estaban convencidos de que era mejor que las perras esperaran al menos una camada antes de proceder a la cirugía, pero la investigación actual demuestra lo contrario.

Otros cuidados para perros esterilizados

Por otro lado, debes controlar la temperatura de tu perro. Mantenga el lugar de instalación alejado de vientos fuertes y luz solar directa. Utilice siempre mantas para mantener la temperatura corporal. Si encuentra que ella está muy baja, use una bolsa de agua caliente envuelta en una toalla alrededor de la cama.

Una vez que pasen los efectos de la anestesia, coloca un recipiente con agua cerca para que el perro pueda beber voluntariamente. Prepare alimentos suaves y naturales (los concentrados remojados en agua funcionarán), ya que los efectos de la anestesia dificultarán la deglución y la masticación.

Subir

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, se acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador. CÓMO CONFIGURAR