Curiosidades

Por qué ladran los perros y cómo solucionarlo

¿Tu perro ladra sin parar a todas horas y no sabes por qué? Pues no te preocupes, porque te contamos todos los motivos por los que los perros ladran en exceso y cómo solucionarlo rápida y fácilmente. ¡No te lo pierdas!

Motivos por los que los perros no paran de ladrar

En muchas ocasiones, vemos o conocemos perros que no dejan de ladrar, lo que puede generar malestar con los vecinos, situaciones molestas en el hogar, e incluso en algunos casos multas. Pero, ¿cuáles son los motivos?

Las causas por las que un perro ladra pueden ser muy variadas, y es muy importante averiguarlas para corregir este comportamiento. Corregir este comportamiento no implica suprimirlo, ya que el ladrido es una de las muchas formas de comunicarse que tienen estos animales.

1. Una causa muy generalizada a la hora de que un perro no deje de ladrar, es la soledad. Los perros son animales sociales. Si son salvajes, siempre andarán como mínimo en pareja, cuando no en manadas. Y con los domésticos ocurre lo mismo, solo que su manada está compuesta por sus dueños. Cuando un perro se siente solo, ladrará para tratar de llamar la atención ya sea de los dueños ausentes, de otras personas, de otros perros… este ladrido será una llamada para paliar la soledad.

Las soluciones que existen para esto son, evidentemente no dejar solo al perro de forma excesiva, y si se le ha de dejar solo, tratar de “engañarle” con un ruido que le resulte familiar: dejar la televisión encendida, ponerle una música que le agrade… mientras nos ausentemos. Porque además, la soledad continuada puede generar traumas y problemas mentales y de actitud a estos animales.

Perro ladrando

2. Otra causa de que los perros ladren sin parar es el miedo. Este puede ser hacia otros perros, personas, ruidos… En este caso, hay que ser muy precavido, ya que en ciertas situaciones, el miedo del perro puede ser confundido con agresividad, por lo que la reacción del dueño puede ser incorrecta. En el caso de que el perro comience a ladrar por miedo, es importante que los dueños sepan reaccionar de una manera tranquila, incluso a veces indiferente, para que el perro termine comprendiendo que no hay nada que temer. Si vamos a juntar a nuestro perro con otro animal, persona… y se comienza a mostrar nervioso, a ladrar… es muy importante no forzarle a acercarse a esa fuente de su miedo. Más bien, en la medida de lo posible, es importante que nosotros nos quedemos próximos a ese animal o persona, actuando con tranquilidad y naturalidad. Al final, el perro es un animal sociable, y terminará por acercarse por voluntad propia. En el caso de ruidos, es muy aconsejable actuar con indiferencia ante el ruido, y aunque veamos el nerviosismo el animal, no debemos tener con él actitudes protectoras como abrazarlo, acariciarlo, hablarle de una forma especial… ya que el perro lo interpretará como que se le está defendiendo de algo malo.

Perro ladrido

3. La tercera causa a mencionar es la territorialidad. Esta puede implicar que el perro ladre continuamente cada vez que alguien visite la casa, cuando alguien pase cerca, otros perros…
Esta situación es difícil de solucionar, pero básicamente pasará por tratar de distraer al perro (con un premio, con algún juego…) cada vez que esta se produzca.

Perros ladran
También hay perros que son ladradores por herencia genética, véanse muchos perros pequeños, perros de caza… En este caso, la solución pasa por tratar de educarlos para que no ladren mediante refuerzos positivos.
La última causa a tratar, será la del juego. Hay perros que tienden a ladrar cuando juegan o cuando están muy activos. En este último caso, la solución también pasará por premiarle cuando se muestre tranquilo y silencioso.
Es muy importante mencionar que en general, cuando un perro es ladrador, es muy importante no tratar de corregirlo mediante castigos, ya que por regla general, esto aumentará su estrés y no hará sino empeorar su problema.
En cualquier caso, cada perro es un mundo, y las causas de sus ladridos pueden ser incluso más profundas o complejas que las aquí mencionadas que son generales.
Lo importante será tener siempre en mente premiar las actitudes positivas del perro y evitar el castigo por las actitudes negativas. Por supuesto, todo esto será más fácil de hacer cuanto más joven sea el perro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s